La Colisión de Derechos Fundamentales

Según el Diccionario Libre, el término colisión significa conflicto entre ideas, intereses o sentimientos opuestos, o entre las personas que los tienen. En efecto, estaríamos hablando de Colisión de Derechos Fundamentales en el caso particular que entren en contraposición o contradicción dos derechos de característica fundamental o bien de rango constitucional.

Tras la Reforma Constitucional de 2010, la República Dominicana dio un paso de gigantesco avance en materia constitucional, llegando a consagrar uno de los catálogos de derechos fundamentales -incluyendo los consignados en los tratados y acuerdos internacionales-, más modernos de nuestra historia como nación; esto unido a la creación y puesta en funcionamiento de nuestro Tribunal Constitucional tras la promulgación de la Ley 137-11 Orgánica del Tribunal Constitucional y los Procedimientos Constitucionales, nos da como resultado un perfeccionamiento (al menos en teoría) del sistema constitucional dominicano.

Como era de esperarse, paulatinamente, empezó a entrar en boga el derecho constitucional en todo su esplendor y variopintas acciones, demandas, debates, teorías, -que solo habían sido abrazadas por los doctrinarios más avanzados y eruditos- fueron alcanzadas  por la comunidad jurídica y tras ello a se cuestionaron asuntos de importancia como el choque de trenes que implica ejercicio de algunos derechos. Verbigracia de ello tenemos el derecho a la información pública contra el derecho a la intimidad; derecho a la propiedad privada contra el derecho a los bienes y asuntos de dominio público, derecho a elegir contra la suspensión de los derechos civiles y políticos por condenación definitiva y una variada lista que podría extenderse más allá de nuestra voluntad.

Ante este choque, nuestro Tribunal Constitucional ha tenido, necesariamente, que intervenir para establecer el criterio que ha de regir nuestro país a través de lo que los doctrinarios coinciden en denominar la ponderación de derechos. En la decisión  TC0011-12 se establece:

[…] Se impone considerar, en el caso de la especie, la oposición entre el derecho fundamental a obtención de información de la entidad Gary Gresko, S.A., y el derecho fundamental a la intimidad personal y al honor de los señores Amal Fabiani y Jean Claude Fabiani, previstos respectivamente en los artículos 44 y 49 (párrafos primero y último) de la Constitución.

Respecto a los supuestos de colisión de derechos fundamentales, como ocurre en el caso que nos ocupa, el artículo 74.4 de nuestra Constitución dispone lo que sigue: “Los poderes públicos interpretan y aplican las normas relativas a los derechos fundamentales y sus garantías, en el sentido más favorable a la persona titular de los mismos y, en caso de conflicto entre derechos fundamentales, procurarán armonizar los bienes e intereses protegidos por esta Constitución.”

[…] A la luz de la precedente exposición, el Tribunal Constitucional estima que la divulgación no consentida de datos contenidos en los registros de la Dirección General de Migración resulta un ejercicio desproporcionado del derecho a la información, que vulnera el núcleo esencial del derecho fundamental a la dignidad, la integridad, la intimidad y el honor de las personas registradas, cuando carezca de incidencia en asuntos de interés colectivo y concierna personas cuya relevancia pública no haya sido alegada ni tampoco establecida.

En definitiva los derechos fundamentales no tienen la misma jerarquía, que muchos doctrinarios como Trajano Vidal Potentini han denominado “Generaciones”. Así, los derechos se aglutinarían en tres generaciones. Siendo de la Primera Generación derechos como la vida, integridad física, inviolabilidad de domicilio, intimidad, entre otros. Entre los de la Segunda Generación tenemos propiedad intelectual, libertad de empresa, de asociación, entre otros. Finalmente, los de Tercera Generación contienen el derecho al desarrollo, a la paz y los derechos colectivos y difusos, derechos de consumidor y usuario, entre varios más.

Por lo anterior, en la práctica, antes de analizar o someter cualquier acción referente a derechos fundamentales, a través del amparo por ejemplo, debemos realizar la correspondiente ponderación y así comprobar efectivamente si la razón nos asiste y nuestra acción prosperará o será debatible.

 


Fuentes:

  1. Diccionario Libre;
  2. Ley 137-11;
  3. Constitución Dominicana de 2015;
  4. Manual de Derecho Constitucional Dominicano. Trajano Vidal Potentini.
  5. Jurisprudencia del Tribunal Constitucional;

Un comentario en “La Colisión de Derechos Fundamentales

Responder a Lidia Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s